Cómo Pboox contribuye a reducir ineficiencias a las empresas de sharing de patinetes eléctricos

El tema que queremos tratar en el día de hoy, son las ineficiencias mediante las cuales, las empresas de sharing pierden rentabilidad y generan emisiones de CO2, pese a ser totalmente opuesta su razón de ser.

No es extraño encontrarse en cualquier ciudad de España, con patinetes eléctricos compartidos o sharing, circulando por las calles de nuestro país. De la misma forma que no es extraño verlos en ocasiones tirados por el suelo o siendo recogidos por trabajadores de las mismas empresas que los despliegan por las ciudades.

En el primer caso, es muy difícil conseguir que no aparezcan por los suelos o incluso rotos por el desgaste de las caídas, dado que el propio viento puede jugar en su contra. Además cabe tener en cuenta que existe gente, con una animadversión hacía los nuevos vehículos de dos ruedas, que se dedica a tirarlos al suelo independientemente de que les estén viendo o no, y sin ningún tipo de finalidad. Peor es incluso el caso de aquellos que son arrojados al mar, rio o lago, contaminando nuestras aguas además de afectar tanto a las compañías que los despliegan como a los usuarios que hacen uso de ellos.

El segundo caso, se debe a que como comentábamos anteriormente, su modelo de negocio genera emisiones de CO2.

Las compañías de sharing sueltan su flota de vehículos compartidos a lo largo y ancho de las ciudades diariamente, estando todos los patinetes eléctricos cargados al 100 %.

Conforme van siendo utilizados por los diversos usuarios que hacen uso de ellos y como no podría ser de otra forma, van viendo su nivel de carga reducido, hasta llegar al punto de quedarse totalmente sin batería.

Desdichado sea el caso en el que en medio de un trayecto con tu patinete eléctrico, de cualquier compañía de alquiler, el usuario se queda tirado a mitad de trayecto, por quedarse sin batería y ha de buscar uno nuevo para seguir su ruta.

Bien pues al finalizar el día, todos y cada uno de los patinetes distribuidos por distintos puntos de las ciudades, han de ser recogidos por trabajadores de estas empresas, los cuales se dedican a localizarlos, recogerlos, guardarlos en la furgoneta que conducen y transportarlos a el lugar dónde los recargan al 100 % nuevamente. Una vez cargados los vuelven a desplegar a lo largo y ancho de las ciudades, para volver a estar disponibles y cargados ante un nuevo día de uso.

Las emisiones de CO2 que genera este modelo de negocio, se hacen diariamente, ya que las furgonetas con las que los localizan, recogen y transportan, generan emisiones de CO2, que desde Pboox, creemos son innecesarias.

Más chocante se hace el extra coste de seguir con este modelo de negocio, dado que supone desplegar furgonetas en propiedad o alquiladas por todas las ciudades donde operan, así como el seguro del vehículo, el coste de personal, el tiempo que gastan en buscarlos y la gasolina/diesel con la que funciona el vehículo que los recoge y transporta.

Por supuesto, no queremos olvidarnos del impacto visual que genera ver en mitad de espacios turísticos o comerciales, patinetes eléctricos, los cuales entorpecen en mitad de la calle a los peatones. Dichos casos comienzan a ser penados con multas por parte de los ayuntamientos, un coste extra derivado de su actividad, dado que los usuarios de estas compañías, pese a que tengan indicaciones de dónde debieran estacionarlos, los estacionan finalmente, en gran parte de los casos, dónde desean.

¿Porque creemos que son innecesarias tanto las emisiones de CO2 que generan como el extra coste de ver como su flota de vehículos se ve dañada diariamente?

En Pboox, queremos ayudar a estas empresas, como pudiera ser Lime, Flash, Koko, Bolt, Wind, Movo… por medio de nuestros módulos de taquillas, ofreciendo a estas compañías un espacio de almacenamiento protegido desde el cual comience y acabe el servicio de alquiler y dónde puedan recargar sus patinetes eléctricos, sin necesidad de generar un extra coste para dichas compañías, y por supuesto eliminar esas emisiones de CO2.

Por último creemos que mediante posibles colaboraciones, podríamos ofrecer el casco, integrado dentro de la taquilla, como parte del servicio que ya dan las compañías de alquiler de patinetes eléctricos. De igual forma que lo hacen las de motos eléctricas, a día de hoy, aportando con ello seguridad en los desplazamientos de los usuarios de este tipo de vehículo de movilidad personal compartido.